Dario Argento nació el 7 de septiembre de 1940 en la capital italiana. Su padre, Salvatore, ejercía como productor de cine, mientras que su madre, la brasileña Elda Luxardo, había sido una reconocida modelo. Apasionado del cine desde muy joven, Dario empezó pronto a publicar críticas de cine en diversas publicaciones.

En lugar de estudiar en la universidad, se decantó por aceptar un trabajo fijo en el diario “Paese Sera”. Tenía mucha relación con ilustres personalidades del cine como Alberto Sordi, que le contrató para coescribir con él y con el legendario Sergio Amidei (Roma, ciudad abierta) el guión de El gran amante, una comedia que se encargó de dirigir el reconocido actor. El propio Argento aceptó aparecer brevemente en pantalla, en el papel de un sacerdote.

Durante la segunda mitad de los 60, Argento se prodiga como guionista. Con la colaboración del gran realizador Bernardo Bertolucci, entre otros, escribe el guión de Hasta que llegó su hora, uno de los grandes westerns de Sergio Leone.

Pero Argento estaba deseando dirigir su propio cine. “Siempre me interesó el cine, crecí con él, era un sueño, una maravilla. Fue durante mi infancia cuando empecé a sentir un deseo, una furia irrefrenable por él”, recuerda el cineasta. “Al principio intenté acercarme a través de la escritura, de la crítica cinematográfica, pero aquello no me llenaba. Así que empecé a escribir guiones para pequeñas películas hasta que un día se cruzaron en mi camino Bertolucci y Sergio Leone. Gracias a ellos me labré una reputación y pude empezar a trabajar a mayor escala. Lo que pasa es que seguía sin estar satisfecho y comprendí que tenía que intentar algo más: y eso era la dirección”.

Debuta como realizador en 1970 con El pájaro de las plumas de cristal, basada en un guión propio adaptado de la novela “The Screaming Mimi”, de Frederick Brown. Contaba con una sugerente partitura de Ennio Morricone. Adscrita ya al giallo, inventado en 1964 por Mario Bavacon Seis mujeres para el asesino, seguía los pasos de un escritor norteamericano que investiga en Roma los salvajes asesinatos de tres chicas. Sorprende el ritmo para ser una ópera prima y algunas secuencias como la persecución final por la ciudad. Por problemas de tiempo, Argento decidió utilizar sus propias manos para representar en la pantalla a las del asesino. Desde entonces vuelve a sacarlas a menudo en secuencias de asesinatos en sus filmes.

Contra los pronósticos iniciales, El pájaro de las plumas de cristal tuvo una muy buena acogida en Italia, y trascendió a numerosos países, entre ellos Estados Unidos. “No se lo esperaba nadie, ni yo. Ni siquiera mi padre que fue el productor de la película”, explica Argento. Sus dos siguientes films, El gato de las nueve colas y 4 moscas sobre terciopelo gris, van en la misma línea y forman con la anterior la llamada “Trilogía de los animales”.

 

En los 80, Dario Argento tenía tanta fama como maestro del género, que se permitió avalar a otros realizadores, como Lamberto Bava, hijo de Mario Bava, al que respaldó como coguionista y productor en Demonios y su secuela, Demons 2. Su otro gran discípulo fue Michele Soavi, apoyado por Argento en El engendro del diablo y La secta.

Marca el inicio de la decadencia de Dario Argento el film Terror en la ópera, de 1987, con Cristina Marsillach como aspirante a cantante del Bel Canto acosada por un fan. El rodaje estuvo marcado por las peleas con su novia, Nicolodi, de la que se separó temporalmente, por el fallecimiento del padre del realizador, y por los continuos desacuerdos con la actriz que inicialmente tenía mayor peso en el film, Vanessa Redgrave, que terminó abandonando el set antes de acabar su trabajo. Como no encontró a ninguna sustituta, Argento tomó la decisión –cuanto menos curiosa– de suprimir su papel, y rodar nuevas secuencias con los otros personajes. El resultado no convenció ni a la crítica ni a los incondicionales del italiano. “Trabajar en ese film me dejó hundido. Cuando terminó su producción decidí irme por un tiempo. La película acababa de estrenarse, yo lo dejé todo atrás y me marche a la India en busca de algo de espiritualidad. Me olvidé por completo del film”, recuerda el realizador.

A continuación Dario Argento ya no levanta cabeza. Se une a otro experto en terror, el neoyorquino George A. Romero, en Los ojos del diablo, compuesta por dos segmentos, uno de cada cineasta, pero en su estreno no tuvo mucha aceptación. En Trauma (1993) dirigió a Asia Argento, que a pesar de ser hija suya se desnudaba por primera vez ante las cámaras, aprovechando que acababa de cumplir 18 años. Ambos volvieron a trabajar juntos en El arte de matar, de poco interés, al igual que sus adaptaciones de clásicos del terror literario, El fantasma de la ópera (1998) y Drácula 3D, producida por el español Enrique Cerezo. Tampoco El jugador,Giallo y su colaboración en la serie Masters of Horror han desatado entusiasmos, aunque rodó un curioso telefilm, Obsesión de sangre, que homenajea a Alfred Hitchcock, mezclando las tramas de Extraños en un tren y La ventana indiscreta. (Texto de DeCine21)

 

 

10) Opera (1987)

A Betty (Cristina Marsillach), una joven cantante de ópera, le ofrecen la oportunidad de debutar como protagonista en el “Macbeth” de Verdi, al sufrir un accidente la cantante principal. La obra tiene fama de maldita y, de hecho, empiezan a producirse, en torno a Betty, una serie de extrañas muertes, que vendrían a confirmar tal superstición.

9) Four Flies on Grey Velvet  (1971)

Roberto, un joven músico que toca la batería en una banda de rock, se ve atrapado en una intriga criminal. Tras recibir extrañas llamadas telefónicas, se da cuenta de que un hombre lo sigue. Una noche, trata de hablar con su perseguidor, pero en la confusión que sigue lo apuñala sin querer. A pesar de que abandona inmediatamente el escenario del crimen, al día siguiente recibe inexplicablemente unas fotografías del homicidio.

8) Phenomena (1985)

Jennifer Corvino, hija de un famoso actor de Hollywood, ingresa en la Academia Richard Wagner, un internado situado en las montañas que rodean Zurich (Suiza). Muy pronto empiezan a producirse una serie de brutales asesinatos, obra de un psicópata, con una especial inclinación por las jovencitas del colegio. Jennifer, que tiene los dones paranormales de la telequinesia y la telepatía, intentará no sólo desenmascarar al sádico que aterroriza a sus compañeras, sino también averiguar qué terrible secreto encierran los muros del internado.

7) The Stendhal Syndrome (1996)

Anna Manni (Asia Argento) es una policía encargada de perseguir a un psicópata violador. Pero Anna sufre el síndrome de Stendhal…

6) Inferno (1980)

La joven poetisa Rose Elliot adquiere un antiguo diario escrito en latín. En él descubre la existencia de las Tres Madres del Mal y empieza a creer que en su apartamento habita una de ellas. Llena de temor, busca la ayuda de su hermano Mark.

5) The Bird with the Crystal Plumage (1970)

Sam Dalmas, un joven escritor americano, está a punto de marcharse de Roma para volver a Estados Unidos. La noche antes de su marcha asiste a la agresión de Monica Ranieri: alguien la apuñala y desaparece en la oscuridad. El comisario Morosini es encargado de la investigación e informa a Sam de la posible presencia de un asesino en serie en la ciudad: la misma persona que ya ha matado con arma blanca a tres chicas podría haber intentado apuñalar a Monica. Sam decide aplazar su marcha e investigar por su cuenta…

4) Trauma (1993)

Una joven anoréxica huye del psiquiátrico en el que está recluida y conoce a un joven que quiere ayudarla. Sin embargo acaba siendo atrapada y devuelta a sus padres, que mueren decapitados por un extraño que merodea por el pueblo. La joven y su amante emprenden entonces una investigación que pondrá sus vidas en peligro, en cuanto averiguan que existe una posible conexión entre las víctimas y un turbio acontecimiento ocurrido algunos años antes.

3) Tenebre (1982)

Un famoso escritor de novelas de terror visita Roma para promocionar su nuevo libro: Tenebrae. Unos terribles asesinatos comienzan a sucederse en Roma, y lo curioso es que son idénticos al que el escritor describe en su libro.

2) Deep Red (1975)

Un compositor inglés (Hemmings) presencia en Roma el brutal asesinato de una médium, e inmediatamente trata de localizar al sádico asesino.

1) Suspiria (1977)

Una joven (Jessica Harper) ingresa en una exclusiva academia de baile la misma noche en que asesinan a una de las alumnas. La subdirectora del centro es la amable Madame Blank, que brinda a la nueva alumna las comodidades y facilidades necesarias para su aprendizaje. Pero, poco a poco, una atmósfera malsana se va apoderando del lugar, y la estancia de la joven se va convirtiendo en una verdadera pesadilla.