El cine surrealista comienza como un movimiento de vanguardia por autores atrevidos y al margen de lo convencional  preocupandose porque este tipo de películas carecieran de todo principio estético y moral e incluyera la fantasía onírica, el humor desaprensivo y cruel, el erotismo lírico, la deliberada confusión de tiempos y espacios diferentes. Este tipo de arte audiovisual se utilizó  para criticar a la burguesía e intentar exterminarla.

El valor estético de este movimiento esta en las imágenes en sí, se sirven del collage, las imágenes sobreexpuestas, fundidos, encadenados, acelerados, cámaras lentas, uniones arbitrarias entres planos y angulaciones poco comunes, su principal objetivo es destacar el mundo de los sueños y del inconsciente.

Los precursores del cine surrealista realizaron algunos filmes con características dadaístas como es “Entreacto” de Rene Clair y Francis Picabia, esta es una obra llena de metáforas visuales, también está “La estrella de mar” de Man Ray y Robert Desnos que tiene algunos rasgos surrealistas pero no llega a serlo del todo. Se considera como la primera película surrealista “La caracola y el clérigo” de Germaine Dulac. 

En 1928 se unen dos importantes intelectuales para hacer una película surrealista, el primero Salvador Dalí y el segundo Luis Buñuel que en conjunto realizan  la obra de arte que impactaría de una forma única para la época, “ Un perro andaluz (Un chien andalou)”. Luego de este Film Buñuel se convertiría en el mayor exponente del surrealismo.

Texto Original

La concha y el reverendo de Germaine Dulac (1928)

Obsesionado con la mujer de un general, un sacerdote tiene visiones extrañas de muerte y lujuria, mientras lucha contra sus propios fantasmas sexuales.

Un perro andaluz de Luis Buñuel (1929)

Filme surrealista, todo un clásico del cine de arte y ensayo, una obra única y de culto, fruto de la poderosa imaginación de dos jóvenes mentes -Buñuel tenía 29 años y Dalí 25- poseedoras de un talento tan singular como genial.

Según declaraciones del propio Luis Buñuel, “Un perro andaluz fue un film antivanguardista, nada te­nía que ver con la vanguardia cinematográfica de entonces. Ni en el fondo ni en la forma (…) también se iba a llamar “Es peligroso asomarse al interior” y “El marista en la ballesta”. Escribimos el guión en menos de una semana, siguiendo una regla muy simple: no aceptar idea ni imagen que pudiera dar lugar a una explicación racional, psicológica o cultural (…) hubo 40 ó 50 denuncias en la comisaría de policía de personas que afirmaban que había que prohibir la película por obscena y cruel. Entonces comenzó una larga serie de insultos y amenazas que me ha perseguido hasta la vejez (…) Adoro los sueños, aunque mis sueños sean pesadillas y eso son las más de las veces. Están sembrados de obstáculos que conozco y reconozco. Esta locura por los sueños, que nunca he tratado de explicar, es una de las inclinaciones profundas que me han acercado al surrealismo. “Un chien andalou” nació de la convergencia de uno de mis sueños con un sueño de Dalí.”

La edad de oro de Luis Buñuel (1930)

Después de un prólogo documental sobre las costumbres del alacrán, unos bandidos descubren a un grupo de arzobispos orando en un acantilado. La fundación de la Imperial Roma, celebrada en el sitio donde oraban los clérigos, se ve interrumpida por los lances amorosos de una pareja que es separada. El hombre es conducido a prisión pero logra escapar y se refugia en casa de su amada. Durante una fiesta, la pareja intenta consumar su pasión sin éxito. Finalmente, los sobrevivientes de una criminal orgía, entre los que se encuentra el duque de Blangis, salen del castillo de Selliny.

La sangre de un poeta de Jean Cocteau (1932)

Experimental y surrealista ópera prima de Jean Cocteau, poeta, novelista y autor teatral, que se sintió atraído por el cine de vanguardia. Fue el Vizconde de Noailles, famoso mecenas, quien financió su primera película. Aclamada por parte de la crítica, pero también tachada de pretenciosa y egocéntrica, retrata una personal incursión en los miedos y obsesiones de un poeta, su relación con el mundo que le rodea y la eterna preocupación por el problema de la muerte.

 

 

El surrealismo, no se ha quedado estancado en el reconocimiento de su propio nombre, ha sido una corriente que se ha traído con el tiempo en las distintas manifestaciones artísticas, por la manera en la que se manifestó. Siendo como una especie de libertad de expresión del inconsciente, por el contexto que se vivió en su nacimiento, ha sido un camino a seguir para artistas consecuentes a los surrealistas.

Algunos filmes con ciertos rasgos de surrealismo que se han venido dando en el cine, en la actualidad, hablando del cine moderno.

La montaña sagrada de Alejandro Jodorowsky (1973)

Extraño cuento acerca de los individuos más poderosos en el sistema solar, quienes están a punto de convertirse en dioses y controlar el universo.

Eraserhead de David Lynch (1977)

Henry Spencer, un joven deprimido y asustadizo, sufre desde pequeño unas extrañas pesadillas de las que intenta liberarse a través de su imaginación. Cuando un día Henry es invitado a cenar a casa de su amiga Mary, se entera de que ha sido padre de un bebe prematuro e inhumano. Mary y el extraño bebé se instalan en casa de Henry, donde un escenario iluminado tras el radiador revela la presencia de una mujer.

El almuerzo desnudo de David Cronenberg (1991)

Después del trágico accidente sufrido por su mujer, un escritor que cae en la adicción a ciertas drogas, empieza a sufrir horribles alucinaciones que lo transportan a un mundo de pesadilla absolutamente kafkiano (“Interzone”).

Inland Empire de David Lynch (2006)

La percepción de la realidad de una actriz (Laura Dern) se va distorsionando cada vez más. Al mismo tiempo descubre que, quizá, se está enamorando de su partenaire (Justin Theroux) en un remake polaco inconcluso y supuestamente maldito.